SI TU OBJETIVO ES SER MADRE…¡VAMOS A POR ELLO!

Algunas mujeres se sienten frustradas e incapaces de alcanzar sus objetivos por su edad, su falta de compañero/a o simplemente porque creen que no están listas.

Muchas veces, estas trabas se dan por opiniones ajenas o por la presión social que fuimos adquiriendo a lo largo de los años.

Es por eso que en el artículo de este mes, decidimos ofrecerte algunas claves para motivarte y ayudarte a alcanzar el objetivo deseado:  

  • Mantente positiva

El primer paso es preguntarnos qué es lo que queremos ¿Quieres ser mamá? ¡Acéptalo! ¡Dilo! Y plantéalo para que se vuelva una meta. Una vez decidas esa meta, mantente positiva ante ella para motivarte con ella.

  • Proponte una fecha y cúmplela

Puedes fijar una fecha de comienzo de tratamiento. Por ejemplo: El 1 de octubre será mi primera consulta.

Ponernos una fecha de comienzo crea en nuestra mente la idea de la responsabilidad y de cumplir el propósito.

  • Visualízalo

Aunque parezca mentira, visualizar aquello que deseamos, nos mantiene optimistas y nos impulsa a conseguirlo con más energía y entusiasmo que una acción que pensamos con miedo e incertidumbre.

Es decir, formularlo en términos como «En julio seré madre y estaré feliz con mi hijo/a» tiene mucha más fuerza que decir «En julio existe la posibilidad de ser madre».

  • Sé muy específica 

Resulta muy positivo ser lo más específica posible a la hora de trasladar al papel lo que queremos conseguir. 

Cuanto más específica seas en tu objetivo, mayor será tu capacidad de motivarte, visualizar y animarte a cumplir tu objetivo de maternidad.

  • Tu vida es tuya

Cómo bien mencionábamos antes, una de las razones por las que las mujeres se estancan a la hora de realizar un tratamiento de reproducción asistida es por la opinión de los demás. Muchas veces escuchamos a personas de nuestro entorno decir «Pero esa mujer es muy vieja para dar a luz» o «No puede criar un hijo sola, debe conseguir una pareja».

O por el contrario, cuando se trata de una mujer muy joven los comentarios suelen ser: «Es muy joven para ser madre, apenas acaba de salir de la adolescencia», «Arruinara su vida, no está disfrutando de su juventud». 

Al fin y al cabo, debemos entender que los comentarios ajenos, no definen nuestra vida. La felicidad que puede generarte ser madre es solo tuya. Y quienes te quieran, estarán allí para acompañarte a recorrer este bonito camino.

Entonces, si ya lo tenemos claro…¿Por qué no comenzar hoy mismo? 

¡Contáctanos y obtén tu cita online gratis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.