Mujer embarazada sufriendo contracciones brixton hicks

Contracciones Braxton Hicks: ¿Qué son?

Contracciones de Braxton Hicks: ¿Cómo distinguirlas y cuándo preocuparse?

Durante el embarazo, las mujeres experimentan una serie de cambios físicos y emocionales, entre ellos, las contracciones Braxton Hicks. Estas contracciones, también conocidas como «falsas contracciones», son contracciones uterinas irregulares que pueden surgir en el segundo trimestre del embarazo y aumentar en frecuencia hacia el tercer trimestre.

A menudo, estas contracciones son inofensivas y suelen ser un signo natural del cuerpo en preparación para el parto. Sin embargo, entender su diferencia con las contracciones de parto reales y saber cómo manejarlas es esencial para las futuras mamás.

En CER Santander, reconocemos la importancia de cada etapa del embarazo y comprendemos las preocupaciones y dudas que surgen durante este período. Si bien las contracciones Braxton Hicks son parte normal del proceso, ofrecemos apoyo y orientación a las mujeres embarazadas que puedan tener preguntas o inquietudes adicionales sobre su salud reproductiva y el desarrollo de su embarazo. Acompaña nos a lo largo de este artículo para conocer más sobre este tipo de contracciones.

Mujer embarazada en reposo por tener contracciones brixton hicks

¿Qué son este tipo de contracciones?

Las contracciones Braxton Hicks son contracciones uterinas esporádicas e irregulares que ocurren durante el embarazo. Se originan en el útero y se caracterizan por ser una preparación natural del cuerpo para el parto. A menudo se perciben como un endurecimiento momentáneo del abdomen, que puede durar entre 30 segundos y 2 minutos. Aunque pueden ser intensas, generalmente no son dolorosas.

Diferenciar las contracciones Braxton Hicks de las contracciones de parto reales es fundamental para las mujeres embarazadas. A diferencia de las contracciones de parto, las de Braxton Hicks tienden a ser irregulares en intensidad, duración y frecuencia. No suelen aumentar en frecuencia ni en intensidad con el tiempo, como sí lo hacen las contracciones de parto. Además, las contracciones Braxton Hicks no desencadenan la dilatación cervical, mientras que las contracciones de parto sí contribuyen a este proceso.

El propósito principal de las contracciones Braxton Hicks radica en la preparación del útero para el parto. Estas contracciones ayudan a tonificar el músculo uterino, mejorando su elasticidad y facilitando así el proceso de parto. Además, estimulan el flujo sanguíneo hacia el útero, promoviendo un ambiente más adecuado para el bebé en desarrollo.

Es importante recordar que si bien las contracciones de Braxton Hicks son normales y forman parte del proceso natural del embarazo, es esencial estar atenta a cualquier cambio o signo de alarma. Si las contracciones son frecuentes, dolorosas, se vuelven regulares o van acompañadas de otros síntomas como pérdida de líquido amniótico o sangrado vaginal, es crucial buscar atención médica de inmediato.

Contracciones Braxton Hicks: ¿Cómo identificarlas?

Las contracciones de Braxton Hicks se manifiestan de diversas maneras y, aunque varían en intensidad y duración para cada mujer, presentan características comunes que las distinguen de las contracciones de parto. Aquí se detallan los síntomas y características más frecuentes:

  • Endurecimiento abdominal: Este es el síntoma más evidente. El vientre se vuelve rígido o tenso durante la contracción, lo que puede ser notable al tacto y visualmente.
  • Duración e irregularidad: Por lo general, estas contracciones suelen durar alrededor de 30 segundos a 2 minutos, pero pueden variar en tiempo y no siguen un patrón regular. Estas contracciones se mantienen en cuento frecuencia e intensidad en el tiempo.
  • Falta de dolor: Aunque pueden ser molestas, las contracciones que son de Braxton Hicks generalmente no son dolorosas. Algunas mujeres las describen como una sensación de presión o tirantez en el abdomen.
  • Actividad física y cambios de posición: Estas contracciones tienden a ser más comunes después de actividades físicas o al cambiar de posición. Descansar, hidratarse o cambiar de postura puede disminuir su frecuencia o intensidad.
  • No provocan cambios cervicales: A diferencia de las contracciones de parto, las de Braxton Hicks no causan dilatación cervical.

Es esencial recordar que estas son características generales y que cada mujer puede experimentarlas de manera diferente. Si hay alguna preocupación o si las contracciones son inusuales, persistentes, dolorosas o van acompañadas de otros síntomas preocupantes, es crucial buscar atención médica para descartar complicaciones.

Factores desencadenantes y momento de aparición

Las contracciones de Braxton Hicks suelen aparecer en diferentes momentos del embarazo, variando en su frecuencia e intensidad. Varios factores pueden desencadenarlas, y su aparición suele ser más común en determinadas etapas del proceso gestacional.

  • Actividad física: Realizar actividades físicas o ejercicios puede estimular estas contracciones. Después de una sesión de ejercicio o al estar activa, es común experimentarlas, ya que el esfuerzo físico puede desencadenarlas.
  • Después del orgasmo: En algunas mujeres, las contracciones de Braxton Hicks pueden aparecer después de un orgasmo debido a la liberación de oxitocina, una hormona que también está relacionada con las contracciones uterinas.
  • Deshidratación: La falta de hidratación puede aumentar la probabilidad de experimentar estas contracciones. Mantenerse bien hidratada durante el embarazo puede ayudar a disminuir su frecuencia.
  • Cambios de posición: Al cambiar de posición corporal, especialmente de acostada a sentada o viceversa, es posible que se desencadenen estas contracciones.

En cuanto al momento de su aparición, las contracciones de Braxton Hicks son más comunes durante el segundo y tercer trimestre del embarazo, aunque algunas mujeres pueden sentir algunas esporádicas a partir de la mitad del embarazo. A medida que se acerca el momento del parto, es posible que se intensifiquen, pero no suelen ser indicativas de un inicio de parto inminente. Es crucial mantener la calma y prestar atención a otros síntomas si las contracciones son persistentes, dolorosas o si hay alguna preocupación adicional. Siempre se recomienda comunicarse con el médico o profesional de la salud si hay inquietudes sobre las contracciones durante el embarazo.

Mujer en el médico por las contracciones brixton hicks

Diferencias entre contracciones Braxton Hicks y contracciones de parto

Identificar las diferencias entre las contracciones Braxton Hicks y las contracciones de parto reales es fundamental para las mujeres embarazadas. Aunque ambas involucran contracciones uterinas, presentan características distintivas que ayudan a diferenciarlas claramente.

  • Frecuencia y regularidad: Las de Braxton Hicks suelen ser irregulares en términos de frecuencia y no siguen un patrón regular. En contraste, las contracciones de parto tienden a volverse más regulares a medida que avanza el tiempo, con una frecuencia que tiende a aumentar con el tiempo.
  • Intensidad: Las de Braxton Hicks suelen ser menos intensas que las contracciones de parto reales. Estas últimas suelen ser más fuertes y dolorosas a medida que se acerca el momento del parto.
  • Duración: Las de Braxton Hicks tienden a ser más cortas y menos persistentes que las contracciones de parto. Las contracciones del parto, a medida que se aproxima el momento del parto real, tienden a prolongarse con el tiempo y a ser más consistentes en su duración.
  • Localización del dolor: Las de Braxton Hicks generalmente se sienten más en la parte frontal del abdomen y pueden extenderse hacia la espalda, mientras que las contracciones de parto tienden a comenzar en la parte baja de la espalda y se irradian hacia el abdomen.
  • Cambio con el movimiento: Las de Braxton Hicks tienden a disminuir con el cambio de posición o el descanso, mientras que las contracciones de parto suelen persistir independientemente del movimiento o la posición.
  • Progreso: Las de Braxton Hicks no indican un avance en el proceso de parto y, a menudo, cesan o disminuyen con el tiempo. Por otro lado, las contracciones de parto reales generalmente aumentan en intensidad, duración y frecuencia a medida que el parto avanza.

¿Necesitas acudir a un profesional?

Las contracciones de Braxton Hicks son parte natural del proceso de embarazo y, aunque puedan generar incertidumbre, su comprensión es clave para las futuras mamás. En CER Santander, clínica de reproducción asistida, entendemos la importancia de cada etapa del embarazo y la necesidad de resolver inquietudes para brindar tranquilidad.

Nuestro equipo médico altamente calificado está siempre disponible para ofrecer orientación y apoyo a las mujeres que buscan quedarse embarazadas. Te contamos más sobre los tratamientos de reproducción asistida que ofrecemos:

Desde este enlace puedes acceder a nuestro canal de YouTube y resolver más dudas que tengas.

En CER Santander, nos comprometemos a acompañar a las futuras mamás en cada paso del camino, brindando la mejor atención médica y el respaldo necesario durante el embarazo y el parto. No dudes en contactarnos para obtener más información o para programar una consulta con nuestros especialistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.