Hablamos de pasado, presente y futuro en reproducción asistida con la experta en Medicina Reproductiva, la Dra Carmen Ochoa.

Su primer nacimiento tras Fecundación In Vitro se produjo en 1985, ¿podría contarnos cómo fue ese caso ?

Fue un caso en el que la mujer presentaba una obstrucción tubárica y la Fecundación In vitro era su única opción para ser madre.
La fecundación in vitro es una técnica que consiste en estimular con medicamentos los ovarios de la mujer, sacándole los óvulos mediante una punción folicular. En aquel entonces, la punción la hacíamos mediante laparoscopia, actualmente la hacemos mediante ecografía transvaginal. La punción folicular nos permitía, y nos permite actualmente, obtener los óvulos que luego eran tratados en el laboratorio e inseminados con los espermatozoides del marido. Varios de los embriones resultantes se colocaban en el útero de la mujer. Hoy se transfiere únicamente un embrión.
Este caso culminó con el éxito de una gestación en el año 1984 y el nacimiento del bebé en Junio del año 1985. El primer bebé nacido en el mundo por fecundación in vitro se produjo en 1978. El nacimiento de 1985 supuso un logro muy importante, ya que fue el primer nacimiento que tras técnica de fecundación In vitro se producía en un hospital público español.

Hablemos sobre el antes y después en la ley 35/88 sobre Técnicas de Reproducción Asistida Humana

En el año 1991 una pareja se encontraba realizando un tratamiento de reproducción asistida. Unas horas antes de que culminar el tratamiento el hombre falleció en un accidente de moto, su esposa igualmente quería que se siguiera el proceso a pesar de su muerte. En aquel entonces eso no era posible ya que la ley vigente era la 35/88 la cual especificaba la necesidad de que existiera un documento de expresión de voluntades o testamento vital en el que se dejara escrito la voluntad reproductiva ante la situación de fallecimiento.
Nosotros no teníamos ese documento, pero teníamos el consentimiento informado que había firmado, días antes, el fallecido. Nos pusimos en contacto con el juez, le expusimos el caso y autorizó la realización del tratamiento aceptando al consentimiento informado como documento de expresión de voluntades. Este caso, aunque no sentaba jurisprudencia, supuso que cuando se modificó la ley 35/88 por la 14/2006 se aceptara en su articulado al consentimiento informado como documento de expresión de voluntades. Lo cual supuso un cambio conceptual muy importante, facilitando en muchos situaciones la posibilidad de continuar un tratamiento de Reproducción asistida utilizando espermatozoides obtenidos post mortem.

¿Que nos espera a futuro en materia de reproducción asistida?

Nos espera mucho. Ampliar los conocimientos fisiológicos. Tanto de los gametos, óvulos y espermatozoides, y de los embriones, como del endometrio. La reproducción humana es una ciencia nueva, y aún nos queda muchísimo por conocer. Esperamos una profundización en el conocimiento fisiológico, sólo desde la fisiología podremos entender la fisiopatología y en consecuencia aplicar tratamientos más individualizados.
Asistiremos a diagnósticos mucho más precisos y menos invasivos, y todo ello redundará en una mayor tasa de éxito.

¿Qué le dirías a los nuevos profesionales en reproducción asistida?

Es difícil dar consejos, pero sí diría que todos los que entren en medicina de la reproducción sean conscientes de que tienen en sus manos lo más íntimo de un ser humano. Y que también sean empáticos con el dolor que sienten las personas cuando tienen problemas de reproducción, dolor que se compara, desde el punto de vista psicológico, con lo que se siente cuando te diagnostican un cáncer. Cómo profesionales y personas debemos ser claros con nuestros pacientes, realistas y tratar cada caso de forma individual.

¿Qué significa hoy en día CER?

CER es una clínica especializada en reproducción humana, la primera que se instaló en Cantabria. Nuestro objetivo como profesionales es ayudar a lograr el sueño de nuestros pacientes, es decir ser madres o padres. Somos fieles defensores del estudio previo para aplicar posteriormente el tratamiento indicado y defendemos la información amplia para nuestros pacientes, de tal manera, que puedan decidir con conocimiento de su situación y posibilidades concretas de éxito, que desean hacer.