El síndrome del ovario poliquístico  (SOP) es la endocrinopatía más frecuente en mujeres en edad reproductiva.

La prevalencia general oscila entre el 5 y el 12%, cifra que es superior al 25 % en las mujeres infértiles.

El SOP es un síndrome y no una enfermedad, ya que presenta múltiples potenciales causas y una expresión clínica variable.

En el origen del SOP está una probable base poligénica sobreexpresada unida a un claro componente familiar. Sus características clínicas principales son el hiperandrogenismo y la anovulación crónica. Dada su diversidad fenotípica, su definición fue finalmente consensuada en Rotterdam en 2004, de manera que una paciente que presenta al menos dos de estas tres condiciones podrá ser diagnosticada de SOP:

 

1.- Oligomenorrea (<de 6-9 reglas/año ) u oligoovulación (ciclos sin ovulación)

2.- Hiperandrogenismo clínico o bioquímico.

3.- Imagen ecográfica de ovarios poliquísticos

 

Los síntomas incluyen:

 

  • Menstruaciones irregulares
  • Infertilidad
  • Dolor pélvico
  • Exceso de vello
  • Aumento de peso
  • Acné y piel grasa

 

En las mujeres con SOP se hace necesario compensar su desbalance hormonal mediante el tratamiento con anticonceptivos orales (ACO) o progestágenos. El problema resulta cuando esta mujer con SOP es joven y desea quedarse embarazada, en este caso el tratamiento con anticonceptivos no esta indicado, dado que impediría la gestación.

Por tal motivo es indispensable la valoración por personal médico cualificado incluyendo una correcta historia clínica, analítica hormonal y valoración ecográfica.

 

Tratamiento

El tratamiento para el síndrome de ovario poliquístico se centrará en abordar las inquietudes individuales de cada paciente, la esterilidad, el hirsutismo, el acné o la obesidad. El tratamiento específico puede suponer el uso de medicamentos o cambios en el estilo de vida.

Ricardo Celis García