Conseguir la gestación es responsabilidad de dos, embrión y endometrio. La calidad del embrión va a depender de factores maternos y paternos. La calidad del endometrio dependerá exclusivamente de la salud de la mujer.

El endometrio es un biosensor excelente del estado general de la madre.

Procesos inflamatorios, intestinales, metabólicos etc. pueden verse reflejados en el endometrio, demostrando este, una incapacidad en la producción de los vasos sanguíneos necesarios para la correcta implantación y placentación, con lo que la gestación no se producirá o no se mantendrá.

Ocho de cada diez mujeres padecen de un trastorno inflamatorio que  puede manifestarse de manera temprana a través de las pérdidas inexplicadas de embarazo (aborto) o de  fallos en los tratamientos de reproducción asistida (fallo repetido de implantación).

Ademas de la funcionabilidad endometrial debemos tener en cuenta también, la receptividad endometrial expresada por la capacidad del endometrio para abrir la ventana de selectividad embrionaria. Esta ventana es personal en cada mujer y está condicionada por la edad y por factores genéticos y ambientales.

Cuando la funcionalidad del endometrio se encuentra afectada por el inicio de procesos inflamatorios sintomáticos o asintomáticos como la endometriosis, la autoinmunidad, las infecciones o los factores metabólicos, la receptividad también podría modificarse.

Por estas características que presenta el endometrio, es fundamental poder estudiarlo determinando si el fallo reproductivo tiene un origen inmunologico que afecte a la funcionalidad y a la receptividad.

Hoy dia tenemos herramientas para estudiar de manera integral la funcionabilidad y la receptividad endometrial.

El diagnostico nos ayudará a conocer los daños que presenta el endometrio y  a poder establecer un tratamiento inmunologico personalizado en cada mujer.

Sabemos que estos daños son reversibles y sabemos que con el tratamiento adecuado, podemos devolver al endometrio la capacidad de volver a formar vasos sanguineos y en consecuencia de conseguir la implantación y de  mantener la gestación.